En algún recóndito lugar de nuestro interior llevamos una disculpa por el hecho mismo de existir.

Las mujeres arrastramos una herida colectiva muy profunda, si nos remitimos a nuestra historia hace muchos años, las madres pedían perdón a sus maridos cada vez que tenían una mujer. De ahi venimos…Esa información esta latente de algún modo en nuestra cultura .

La cultura nos refleja tanto como nosotras a ella, desde que nacemos nos programan para poner por delante las necesidades de otros, para dejar de lado nuestros intereses , para responder, para acompañar, para demostrar que valemos, que merecemos tener los mismos derechos. Por ende, vamos a tener que revisar esta herida sin apegarnos a ella. Verla para hacer los cambios que tengamos qué hacer en nuestra mente , nuestra vida y nuestro corazón. Necesitamos detectar si hay alguna parte nuestra que sigue pidiendo perdón o permiso. Traerla a la luz . Iluminar esas partes que se sienten humilladas o que se sienten que no tienen derecho a brillar y expresarse.

Te has preguntado que parte mía sigue colaborando para que el sistema sea como es? que parte mía sigue eligiendo permanecer en lugar de sostener mi verdad? cuál es mi voz?. Todas las mujeres formamos parte de una conciencia femenina que esta despertando y la manera de favorecer ese renacimiento es la autenticidad y la fidelidad a ti misma, a lo que sientes. Necesitamos abandonar la idea que somos objetos que compiten entre si, que necesitamos que nos cuiden o nos protejan porque solas no podemos , cuando lo único que necesitamos es respeto y valoración y derecho de inclusión , para hacernos cargo del poder que tenemos, sin estar cuidándonos del acoso, las etiquetas y esa cultura donde se nos señala por elegir ser quien queremos ser.

Nuestra cultura teme todos los procesos naturales: nacer, morir, sanar, vivir. se nos enseña a tener miedo.

–Christiane Northrup.

Podemos aprender otra manera de vivir, pero para eso tenemos que dejar que la cascara que sostiene el sistema viejo caiga, con paciencia , amor y determinación.

Amo verte crecer.

TU ALMA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.